El cuidado de ancianos

Alteraciones del sueño

INSOMNIO: dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la falta de un sueño reparador.

“Es la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la falta de un sueño reparador”.
Esta alteración debe darse por lo menos tres veces por semana durante un mes y tiene que ser lo suficientemente grave como para producir cansancio diurno e irritabilidad.

Clasificación del Insomnio:
1 – Transitorio: dura unos días y es provocado por estrés emocional(viajes, cambio de hábitat).
2 – De corta duración: hasta 3 semanas de evolución. Se relaciona con la muerte de seres queridos, jubilación, problemas económicos.
3 – Crónico: dura meses o años. Responde a causas médicas o psiquiátricas.

Recomendaciones:

  • Seis horas de sueño son suficientes para un descanso reparador en el anciano. Al respecto, la única manera de determinar la situación real es observar lo que acontece durante todo el día con el tema sueño.
  • Por presiones familiares o del mismo envejeciente, el médico se ve tentado a indicar algún sedante o hipnótico para que el anciano duerma mejor. El deseo de dormir más muchas veces responde a un simple problema de “aburrimiento por parte de la persona mayor”. El día se hace largo y cuando no saben como emplear el tiempo libre, prefieren acostarse.
  • El invierno los motiva aún más a acostarse temprano, siendo la excusa que hace mucho frío.
  • Para que las seis horas que necesita el descanso reparador de los mayores, armonice con los horarios del resto de la familia o de la institución que lo alberga, deberá acostarse tarde para levantarse en horario prudencial.
  • Se aconsejará no dormir siestas o pasar largas horas sentado que lo hacen dormitar. Por el contrario son muy buenas las caminatas que promueven el cansancio físico para que descanse mejor durante la noche.
  • El cenar tarde favorece también el acostarse tarde. Es una buena costumbre que el anciano cene normalmente para evitar que la disminución de la glucosa en la sangre provoque el despertar prematuro . Si a pesar de ello, el envejeciente se despierta, un vaso de leche puede ayudar a recuperar el sueño ( porque contiene triptofano).
  • A veces el despertar nocturno se debe a enfermedades cardíacas, pulmonares, reumáticas, etc., por lo cual, toda situación de insomnio requiere del análisis del médico.
  • El evitar la ingesta abundante de líquidos durante la cena también evita o disminuye la diuresis nocturna, que despierta en varias oportunidades.
  • Es bien conocido que los ancianos, no respetan las dosis de medicamentos indicados por los facultativos, tanto por exceso como por defecto. En algunos casos no recuerdan si los han tomado repitiendo entonces las dosis, en otros no los ingieren por la misma razón.
  • En algunas circunstancias el médico indica sedantes e hipnóticos y el paciente no se duerme durante la noche, muy por el contrario, se lo ve exitado. Cuando comienza el nuevo día recién se duerme.

Estas situaciones requieren de un tratamiento y seguimiento de parte de especialistas en geriatría por las dificultades en su manejo.